Belleza en el entorno laboral/empresarial

¿Es la preocupación por la belleza una necesidad dentro de la vida de las empresas? ¿Qué relación guarda la empresa con la belleza?

Las preguntas parecen dignas de pensarse, por el simple hecho de que cuando la belleza nos llega, influye en nuestro ánimo, lo vivifica y hace más pleno, ¿deberíamos incluir la belleza en el día a día de nuestra vida laboral? esta pregunta la podemos formular negativamente y preguntarnos ¿podríamos vivir sin belleza?, ¿por qué no? no podríamos porque se daría un mal del alma, se daría un mal en nuestra actividad y vida cotidiana; un día sin bien ni belleza, parece un día perdido.

No se trata de incluir una belleza efectuista que produce un efecto inmediato en nuestro estado de ánimo; se trata de la aparición de la belleza espontánea que se va construyendo dentro del entorno interior y exterior.

La belleza se debería considerar como una de las finalidades a alcanzar dentro de la empresa. Los empresarios podrían pensar que su actividad sólo se reduce a producir, trabajar, generar empleo y capital; sin embargo, la empresa persigue y logra finalidades más altas y profundas en la vida de las personas: contribuye a dar un sentido de vida a través del trabajo y las relaciones humanas, está llamada a producir bienes que sirvan para lograr la subsistencia y plenitud de la vida de las personas, es por esto que la finalidad de la empresa es organizar un mundo interno y externo en la búsqueda de la felicidad, el bien y la plenitud del ser humano que le permitan decir que la vida, por su belleza, vale la pena ser vivida.

Realización en el trabajo: todo lleva un sentido, las cosas no son aisladas, somos seres de relación, los hombres no son seres aislados, vamos y venimos viviendo una cadena de relaciones, y es a través de estas relaciones que se manifiestan los valores: la sinceridad, la amistad, la verdad, el bien, la belleza, así como los antivalores: la mentira, el odio, la fealdad, de nosotros y nuestra forma de relacionarnos depende el fundar valores o no.

En la vida laboral podemos actuar de dos maneras, o bien proponiendo un amor por el trabajo hecho o no, todo amor por el trabajo se traduce en un orgullo por lo hecho, en un deseo de lograr algo cada vez mejor, pero para lograr un amor al trabajo es necesario que existan condiciones favorables para lograrlo, así como una preparación en las intenciones de los trabajadores. Si la belleza se define entre otras cosas por su armonía y equilibrio, podemos ver que un trabajo en que existan salarios justos, buena disposición de los espacios, orden y organización en la forma de trabajar, una digna jornada laboral, etc. son los factores para que uno pueda vivir y disfrutar de la belleza del entorno, y aflora el sentido de la vida y el gusto por lo que uno hace.

Los trabajos en que existe la sobreexplotación, el salario injusto, la desorganización, las jornadas laborales excesivamente largas, lejos de darle sentido de vida a sus trabajadores  termina por privarles el gusto por lo que hacen y puede contribuir a minimizar la calidad de trabajo y las relaciones laborales que se viven dentro del entorno.

Un pensamiento en “Belleza en el entorno laboral/empresarial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s