Arte, Verdad y Belleza

Toda obra de arte está vinculada a una idea de belleza y a las cosmovisiones en que se formaron, los artistas producen sus obras de arte desde su particular visión de lo que es la belleza, la verdad y el bien.

Las siguientes reflexiones, son un pequeño ejemplo de la visión que ha tenido la cultura occidental sobre el arte y cómo lo ha pensado y vivido desde la verdad, el bien y la belleza, y cómo estas ideas les han permitido configurar su cultura, su religión, sus formas de comerciar, de hacer sus instituciones, proyectar sus ciudades y su arte.

MAPA HISTÓRICO

mapamundi

GRECIA

PROPORCIÓN  ARMONÍA EN LA ANTIGUA GRECIA

GRECIA, PROPORCIÓN Y ARMONÍA.

 

Contexto histórico de la Antigua Grecia. Los principios estéticos de la antigua Grecia. Kalón-Agathos, los principios del Cosmos. Belleza como número, proporción y razón. Belleza, verdad y ascenso a lo divino. Arte, técnica, inspiración y “endiosamiento”. El arte, el ciudadano y la polis. Arte como mímesis e imitación. Ejemplos en Arquitectura, Pintura, Escultura, Música, Poesía, Tragedia y Danza.

La época clásica de Grecia se dá en el s. V a.C. época en la que bajo el mando de Perícles, floreció la civilización griega y nos dejó un legado que aún pervive en todo el mundo.

EJEMPLOS:

MUSEOS:

OBRA DE AUTORES DE LA ANTIGÜEDAD:

ROMA Y ANTIGÜEDAD TARDÍA

 

  • Cicerón En el menú consulta selecciona libros y en título hay que escribir “Obras Completas de Marco Tulio Cicerón”.  Así aparecen la lista de libros virtuales que se pueden bajar en pdf.  Si se busca solo por el autor no aparece el resultado.

EDAD MEDIA

La belleza y la luz en la Edad Media

En esta sesión se estudiará la belleza en la Edad Media, la cuál seguirá casi todos los principios de filosofía de la belleza en Grecia, se mantienen los principios Metafísicos de la Antigüedad Griega que afirma que el universo se dirige conforme a una finalidad que guía la naturaleza hacia lo bueno y bello (Kalón-Agathos). Plotino acentuará este aspecto y afirmará que todo procede del Uno que es la máxima forma y simpleza, sin partes ni proporciones, es luz y claridad, Sabiduría que irradia la esencia y forma en su máxima belleza. Este principio será el que dé forma a la materia y de ahí los grados de la naturaleza, mientras más forma posean, estarán más cerca del primer principio y serán más bellos, en cambio, mientras posean menos forma, perderán belleza. Por su parte, el Pseudo Dionisio, autor de gran influencia en la estética de la Edad Media, establecerá también una relación entre el Bien, la Forma y la Belleza mediante la alegoría del Sol y la luz, razón por la cuál la Edad Media es conocida en la Estética como la época de la estética de la luz, y la belleza como “el resplandor de la forma”. Algo paradójico si vemos que se habla de esta época como la época “oscurantista”.

Al igual que Platón y el pensamiento Orfico/Pitagórico, Plotino y el Pseudo Dionisio consideran que la belleza nos conduce en un movimiento ascendente del alma a las realidades más elevadas, llevándonos al ex-stasis, algo que buscarán representar sobre todo en la Arquitectura con la construcción de Santa Sofía y las Catedrales. La belleza sólo se puede apreciar si comenzamos por ser bellos y hacer luz en nosotros mismos, para lo cuál debemos poner la mirada interior en nuestra belleza y corregir todo lo que no es bello mediante las virtudes, hasta lograr ser luz y unidad, ideas que retomará la iglesia primitiva y la iglesia ortodoxa y plasmarán a lo largo de los siglos en el compendio de libros que llevan el nombre “Filokalía”.

El aporte de la Edad Media en la estética estará centrado en las ideas de creación ex-nihil (creación a partir de la nada), así como la noción de participación, y trascendental que permitirán comprender el cambio que hubo en la concepción de belleza con respecto a la antigüedad, pues a partir de la influencia judeocristiana y la idea de que un Dios Bueno y Bello crea a partir de la nada, cambiará la concepción de la materia y del mundo, pues ésta será valorado como algo bueno por ser una participación de Dios y un vestigio o huella de El, algo que no alcanzan a ver Platón ni Plotino, quienes ven la materia como un principio de mal y caos. Esto tendrá una repercusión en la belleza pues mientras la idea de Belleza en Platón nos obliga a ir a buscarla en lo ideal alejándonos de lo material, en el caso de la cristiandad la belleza se da también en la materia y el mundo sensible, con lo cuál, el mundo y las imágenes y representación que hagamos de él serán bellas y serán símbolo y presencia de la divinidad y lo sagrado.

Al proceder todo de un Dios único, todas las cosas serán participación de Dios, sin que Èl pierda su esencia, al modo como la luz de una vela puede encender otras luces sin perder ésta su esencia. Todas las cosas participarán de Dios y todos tendrán elementos comunes por el hecho de ser, sin agotarse estos elementos en ninguno en particular, estos elementos se llaman los trascendentales y son ente, unidad, verdad, bondad y belleza.

Una derivación de este principio de que la naturaleza es un vestigio y huella de Dios es que para el medieval todo habla de Dios y el mundo es interpretado como un “sígno” de Dios, por otro lado, las creaturas, las palabras y colores serán empleados como metáforas para representar lo sagrado o anécdotas bíblicas y hagiográficas que hablen de la “historia de la Salvación”. Así, el medieval no emplea signos que definen la realidad, sino símbolos que representan una idea o hecho, donde lo no expresado es más importante que lo que se muestra o expresa, (por ejemplo, el cordero es un símbolo que desde el signo es un animal, pero desde el símbolo se representan elementos no sensibles que nos evoca la actitud de un cordero: mansedumbre, cuidado, amor, y evoca la figura de Cristo que dio su vida por nosotros). De la misma manera, las imágenes serán vías que nos permitan acceder a verdades y principios sagrados y llenarán la vida de la Edad Media. El culmen de la imagen en la edad Media serán los iconos, los cuales serán imagen visible de lo invisible.

Objetivos: Aproximación a los principios de la estética medieval que definen:

 

Metafísica

La belleza como Forma, Unidad, Luz y principio trascendental que reúne la verdad y el bien.

Las naturaleza y el universo como una huella o vestigio de la Belleza Absoluta.

 

Contemplación

La contemplación de la belleza como afinidad, intimidad y simpatía del alma.

La contemplación de la máxima belleza que produce entusiasmo, arrebato,

transportación y contemplación de lo divino en quien la aprecia.

 

Artes

Las artes como una forma de plasmar los arquetipos e ideales.

El arte sacro como un medio para develar el Misterio de lo Divino y llevar al arrebato del alma.

Diapositiva1

EJEMPLOS:

RENACIMIENTO Y MANIERISMO

La llegada del Renacimiento en el siglo XIV y XV marca el inicio de lo que más tarde serán las ciencias experimentales de la era Moderna. La Filosofía como saber de las causas finales (¿para qué?) y causas formales (¿qué es?) tenderá a perder su valor frente a las ciencias experimentales que buscan conocer las causas materiales (¿de qué está hecho?) y causas eficientes (¿cómo y quien produce esto que veo?). El arte y la belleza estarán en el debate de mantenerse en la verdad de la Filosofía y la Religión o abrazar la idea de verdad de las ciencias experimentales, Ficino buscará la primera opción y autores como Da Vinci junto con muchos otros artistas se inclinarán por la segunda. El arte se inspirará en la ciencia y buscará su excelencia buscando reproducir el mundo y la naturaleza apoyados con la ayuda de la ciencia, la observación rigurosa, la matemática y la geometría. Es el nacimiento de la perspectiva y la polifonía como artes que se comparan a la verdad de la ciencia y dejan de lado la contemplación religiosa para buscar la “ilusión” de ver mostrar un mundo real a través de la pintura.

 

Más adelante en el siglo XVII, con el pensamiento de Descartes y Bacon inicia la Modernidad que abandona la contemplación de la finalidad y la esencia y busca sólo causas materiales y eficientes, se mira el mundo como una gran máquina, un reloj que se comporta de forma ciega y precisa y ya no es ese mundo que se orienta hacia lo Bello y Bueno (Kalón Agathos) que veían los Griegos y Medievales. La verdad no será algo para ser contemplado, sino algo para ser utilizado, la belleza queda desterrada de la idea de verdad y se vuelve un simple juego o sentimiento que no tiene un valor de verdad sino de placer. Esa idea dará una vitalidad y autonomía al arte que nos hablará ahora de la belleza como un “juego”, como un “sentimiento” y como algo que no tiene más finalidad que el deleite, es la “finalidad sin fin” de la que hablará Kant y que serán un reflejo de los deseos de libertad de una sociedad que se quiere expresar como ilustrada y libre en sus investigaciones científicas, libre en sus decisiones políticas con la democracia y libres en su forma de expresar las obras de arte que ahora pueden hacer de la vida una fiesta, un gusto por el buen vivir, una estilización de la vida y de nuestra propia persona que llega a un extremo en la figura de Luis XIV, el rey Sol, quien consagra su vida al engrandecimiento de su persona y su imperio y también a la belleza y al buen vivir.

 

En las artes se desarrollan dos tendencias: los Academicismos de las escuelas francesas, que buscan establecer criterios objetivos del arte y la belleza y establecen una norma del “buen gusto” que aprendieron de los maestros del Renacimiento y buscan llegar a normas ideales y arquetipos de belleza; por otro lado el arte Barroco, Holandés que busca hacer una representación más cruda y más libre de la belleza, involucra más el sentimiento y la pasión como formas de representar la naturaleza tal cual la vemos y no como si se tratara de “ideales” y “arquetipos” perfectos, sino como la vemos en la vida diaria.

 

La llegada del Renacimiento en el siglo XIV y XV marca el inicio de lo que más tarde serán las ciencias experimentales de la era Moderna. La Filosofía como saber de las causas finales (¿para qué?) y causas formales (¿qué es?) tenderá a perder su valor frente a las ciencias experimentales que buscan conocer las causas materiales (¿de qué está hecho?) y causas eficientes (¿cómo y quien produce esto que veo?). El arte y la belleza estarán en el debate de mantenerse en la verdad de la Filosofía y la Religión o abrazar la idea de verdad de las ciencias experimentales, Ficino buscará la primera opción y autores como Da Vinci junto con muchos otros artistas se inclinarán por la segunda. El arte se inspirará en la ciencia y buscará su excelencia buscando reproducir el mundo y la naturaleza apoyados con la ayuda de la ciencia, la observación rigurosa, la matemática y la geometría. Es el nacimiento de la perspectiva y la polifonía como artes que se comparan a la verdad de la ciencia y dejan de lado la contemplación religiosa para buscar la “ilusión” de ver mostrar un mundo real a través de la pintura.

El desarrollo del Renacimiento y la llegada del Manierismo marcarán como una de sus características “la pérdida del hombre total”, dando a entender con ello la ruptura del saber unitario y jerárquico que hubo en la Antigüedad y la Edad Media. Ahora todos los saberes funcionarán de forma independiente y autónoma, lo que es verdad para la política no necesariamente lo es para la moral o la religión, la economía puede funcionar de forma autónoma y la verdad de la ciencia no es la misma que la verdad de la religión. En el caso de las artes se dará también esta autonomía dando orígen al debate al propósito y finalidad del arte, sea que se trate de divertir y entretener, o que esté subordinado a principios morales.

EJEMPLOS:

 

 

 

MANIERISMO

EJEMPLOS:

MODERNIDAD

El siglo XVII, inicia la era de la Modernidad con las teis de Descartes y Bacon, quienes afirman que la naturaleza es un libro que está expresado en lenguaje matemático.
Característico de la Modernidad es que abandona la contemplación de la finalidad y la esencia y busca sólo causas materiales y eficientes, se mira el mundo como una gran máquina, un reloj que se comporta de forma ciega y precisa y ya no es ese mundo que se orienta hacia lo Bello y Bueno (Kalón Agathos) que veían los Griegos y Medievales. La verdad no será algo para ser contemplado, sino algo para ser utilizado, la belleza queda desterrada de la idea de verdad y se vuelve un simple juego o sentimiento que no tiene un valor de verdad sino de placer. Esa idea dará una vitalidad y autonomía al arte que nos hablará ahora de la belleza como un “juego”, como un “sentimiento” y como algo que no tiene más finalidad que el deleite, es la “finalidad sin fin” de la que hablará Kant y que serán un reflejo de los deseos de libertad de una sociedad que se quiere expresar como ilustrada y libre en sus investigaciones científicas, libre en sus decisiones políticas con la democracia y libres en su forma de expresar las obras de arte que ahora pueden hacer de la vida una fiesta, un gusto por el buen vivir, una estilización de la vida y de nuestra propia persona que llega a un extremo en la figura de Luis XIV, el rey Sol, quien consagra su vida al engrandecimiento de su persona y su imperio y también a la belleza y al buen vivir.
En las artes se desarrollan dos tendencias: los Academicismos de las escuelas francesas, que buscan establecer criterios objetivos del arte y la belleza y establecen una norma del “buen gusto” que aprendieron de los maestros del Renacimiento y buscan llegar a normas ideales y arquetipos de belleza; por otro lado el arte Barroco, Holandés que busca hacer una representación más cruda y más libre de la belleza, involucra más el sentimiento y la pasión como formas de representar la naturaleza tal cual la vemos y no como si se tratara de “ideales” y “arquetipos” perfectos, sino como la vemos en la vida diaria.

Kant en la web

Romanticismo:

Se ha nombrado al Romanticismo como la reacción contra la edad de la Razón, una época en que se rompe con la propuesta Moderna. En el Romanticismo:

  1. Se acentúa el aspecto emotivo más bien que el aspecto racional de la naturaleza humana.
  2. Se acentúa el desarrollo diversificado de los individuos y de los grupos más que una uniformidad matemática.
  3. Se preocupan más por comprender la génesis y el crecimiento de las cosas más bien que su ordenación mecánica.
  4. Se abandona el mecanicismo y se recupera la búsqueda de las causas finales y la esencia de las cosas.
  5. Hay un continuo intento por unir opuestos y por tanto, se abandona el lenguaje claro y distinto de la Modernidad.

    Bach                           Mozart               Beethoven

|__1685-1750____|___1756-1791__|___1770-1827__|

Siglo XX y XXI

En este período abordaremos la belleza desde la ruptura que se suscitó a finales del siglo XIX y XX.
El avance de la ciencia Moderna generó una serie de cuestionamientos, que terminó por derrumbarse la fé en la ciencia de la claridad y la distinción y de las bases firmes y sólidas que tanto alababan. El pensamiento de Nietzsche, abonará a esta crisis y declarará la muerte de Dios y de la Metafísica, con lo cuál la Belleza vivirá errante en un mundo sin referentes.
Surge así un arte que comienza a explorar distintos caminos: lo irracional y el sentimiento, el impresionismo, expresionismo, dadaísmo, surrealismo, serán algunos de los grandes movimientos de la época, que miraban más a la parte sentimental e irracional del ser humano, y que pondrán al ser humano como centro del universo; ya no el centro de la creación, como lo predicaba el Renacimiento, sino como el único creador, por encima del cuál no hay nada ni nadie: comienza así la era del Superhombre.
Más adelante, entrados en el siglo XX, otro de los grandes proyectos de la Modernidad, el Estado, la Razón y el Progreso sufrirán un revés debido a las dos guerras mundiales, lo cuál puso en crisis el siglo XX, “la razón crea monstruos”, el proyecto ilustrado y la confianza en una razón y una metafísica son para muchos, motores de la destrucción del ser humano. En esta ocasión lo Bello perderá todo sentido y eje en la vida de las personas y del arte.
El arte será muestra de este desconcierto con la llegada del teatro del absurdo, el movimiento existencialista y la crítica a los ideales estéticos del arte, que se reflejarán más tarde en el arte de lo cotidiano, de lo feo y del asco, como formas que expresan la visión del mundo que ven sus creadores.
Paralelamente las ciencias siguen su camino, y el nuevo paradigma de la humanidad no será la Metafísica ni la Teología, ni la Ciencia y Matemática, sino la Economía, en torno a lo cuál giran todas las actividades humanas, el arte se vuelve entonces víctima del mercado y todos los valores serán ahora intercambiables, lo cuál hará sufrir otro revés a la Belleza. Se cae en la comicidad, el juego, la autoreferencia, y la belleza y el arte o bien quedarán reducidas a meras cosas y objetos comerciales, o  quedará desterrada de la vida cotidiana de las personas, quienes viven en el movimiento, el ajetreo, la enajenación, la incertidumbre. El arte buscará mediante el shock, generar una sacudida al hombre automatizado para devolverle la libertad que ha perdido.
Ante este movimiento de caos y confusión, surge un movimiento que pretende restaurar la metafísica y con ello un lugar para la belleza: la fenomenología, que mediante su método de “volver a las cosas mismas”, critica a las ciencias matemáticas por declararlas insuficientes para comprender la verdad de las cosas, y vuelve a depositar en la Filosofía, la Religión y el Arte, la forma de develar la verdad y volver a dar sentido al mundo.

 

El avance de la ciencia Moderna generó una serie de cuestionamientos, que terminó por derrumbarse la fé en la ciencia de la claridad y la distinción y de las bases firmes y sólidas que tanto alababan. El pensamiento de Nietzsche, abonará a esta crisis y declarará la muerte de Dios y de la Metafísica, con lo cuál la Belleza vivirá errante en un mundo sin referentes.

Surge así un arte que comienza a explorar distintos caminos: lo irracional y el sentimiento, el impresionismo, expresionismo, dadaísmo, surrealismo, serán algunos de los grandes movimientos de la época, que miraban más a la parte sentimental e irracional del ser humano, y que pondrán al ser humano como centro del universo; ya no el centro de la creación, como lo predicaba el Renacimiento, sino como el único creador, por encima del cuál no hay nada ni nadie: comienza así la era del Superhombre.

Más adelante, entrados en el siglo XX, otro de los grandes proyectos de la Modernidad, el Estado, la Razón y el Progreso sufrirán un revés debido a las dos guerras mundiales, lo cuál puso en crisis el siglo XX, “la razón crea monstruos”, el proyecto ilustrado y la confianza en una razón y una metafísica son para muchos, motores de la destrucción del ser humano. En esta ocasión lo Bello perderá todo sentido y eje en la vida de las personas y del arte.

El arte será muestra de este desconcierto con la llegada del teatro del absurdo, el movimiento existencialista y la crítica a los ideales estéticos del arte, que se reflejarán más tarde en el arte de lo cotidiano, de lo feo y del asco, como formas que expresan la visión del mundo que ven sus creadores.

Paralelamente las ciencias siguen su camino, y el nuevo paradigma de la humanidad no será la Metafísica ni la Teología, ni la Ciencia y Matemática, sino la Economía, en torno a lo cuál giran todas las actividades humanas, el arte se vuelve entonces víctima del mercado y todos los valores serán ahora intercambiables, lo cuál hará sufrir otro revés a la Belleza. Se cae en la comicidad, el juego, la autoreferencia, y la belleza y el arte o bien quedarán reducidas a meras cosas y objetos comerciales, o  quedará desterrada de la vida cotidiana de las personas, quienes viven en el movimiento, el ajetreo, la enajenación, la incertidumbre. El arte buscará mediante el shock, generar una sacudida al hombre automatizado para devolverle la libertad que ha perdido.

Ante este movimiento de caos y confusión, surge un movimiento que pretende restaurar la metafísica y con ello un lugar para la belleza: la fenomenología, que mediante su método de “volver a las cosas mismas”, critica a las ciencias matemáticas por declararlas insuficientes para comprender la verdad de las cosas, y vuelve a depositar en la Filosofía, la Religión y el Arte, la forma de develar la verdad y volver a dar sentido al mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s