Filautía y Belleza Personal

La persona tiene una belleza interior, pero no siempre la ven los demás, no siempre la ve uno mismo. La autoestima implica el amor a uno mismo (en griego: filautía) que llamaban los griegos, también implica el reconocimiento de la propia belleza. Saber amarse no siempre es fácil, pero es necesario estar siempre atento al correcto amor a sí mismo y el cuidado de la belleza personal para embellecer nuestro entorno.

En el campo de la Filosofía, la Psicología e incluso en la Teología se ha investigado y profundizado mucho en el tema de la importancia de la autoestima y el descubrimiento de la belleza personal, también en los caminos para amarse a sí mismo y para descubrir la belleza interior, también se ha visto que la felicidad está íntimamente relacionada con estos principios, a continuación una cita del Jesuita John Powell al respecto:

“La mente humana es como un jardín: si queremos que crezcan flores, hay que arrancar las malas hierbas. Cada uno d e nosotros debería comenzar este proceso haciendo una lista de los mensajes que le programaron en su interior; después deberíamos separarlos en dos categorías: los alentadores y saludables, frente a los desmoralizadores e insanos. También deberíamos hacer una lista de todos nuestros talentos especiales y dones personales. Y pronto comenzarán a aparecer las flores; es decir, empezaremos a ser más conscientes de nuestras bondades y talentos personales. La belleza irá, de forma gradual, sustituyendo a la fealdad que nos mantenía cautivos” (John Powell, La felicidad es una tarea interior, Sal Terrae, Bilbao, 1996).